5 perfumes franceses que hicieron historia

marzo 8, 2015

Francia, la cuna de la perfumería moderna, ha dado a conocer algunas de las fragancias más notables de todos los tiempos. Desde Mitsouko de Guerlain hasta el famoso Chanel No. 5, pasando por el famoso Shalimar, las casas de perfume francesas están a la vanguardia en el arte del aroma. Sus perfumes ya eran una locura en la época victoriana y aún hoy día no han perdido su encanto, siendo los más demandados. Por tanto, cuando se trata de mezclar los aromas más variopintos o que simplemente nos vuelven locos, los franceses todavía lideran el mercado mundial. En esta entrada vamos a mostrar algunos de los perfumes franceses con más éxito de la historia.

Nina Ricci L’Air du Temps

L’Air du Temps de Nina Ricci, uno de los perfumes franceses más reconocidos en el mundo y sin duda el que más prestigio dio a la firma, nació gracias a la pasión por los perfumes del hijo de Nina Ricci, Robert y el maestro perfumista Francis Fabron. El perfume fue presentado en 1948 como una nueva esperanza para encontrar la paz después de los estragos de la Segunda Guerra Mundial, como se refleja en el diseño del frasco original de un sol con una paloma posada en el tope de Christian Bérard. En cuanto a su aroma, esta fragancia floral abre con un fuerte olor a ramo de claveles (el centro de la composición) y rosas, con una cierta dosis cítrica proporcionada por la bergamota. Tras un tiempo, sin embargo, las notas medias amaderadas de cedro y sándalo emergen, añadiendo un toque de elegancia como de otoño junto con los aromas a violeta e iris. Después de varias horas sobre la piel caliente, el perfume madura en una nube sensual de cedro y almizcle, las notas de base, junto con ese aroma a flores aún en el aire.

Shalimar by Guerlain

Es imposible hablar de fragancias orientales y no mencionar Shalimar de Guerlain, un perfume oriental con aromas a bergamota y vainilla. Shalimar significa “templo de amor” en sánscrito y proviene de la historia del emperador indio, Shah Jahan, quien creó un hermoso jardín (llamado Shalimar), el cual inspiro a Guerlain para crear este perfume. Su clásica estructura de una colonia cítrica (contiene casi un 30% de aceite de bergamota) se combina con una rico acuerdo oriental de vainilla, haba tonka, almizcle y castóreo. En la versión original de 1925 se usaban las tinturas animálicas naturales pero con el tiempo fueron reemplazadas por sus variantes sintéticas. En comparación con los perfumes franceses orientales creados en la misma época, Shalimar realmente parece vanguardista por su luminosidad y su maravillosa estela. La fragancia ha dado lugar a numerosas variantes en la actualidad como: Shalimar Ode à la Vanille, Fleur de Shalimar, Eau de Shalimar , Shalimar Light y Shalimar Eau Légère.

Yves Saint Laurent Opium

Cuando opium llegó al mercado en 1977, llego a ser mucho más que una fragancia, se convirtió en una identidad y de la misma forma que Chanel No. 5 mostró su portador como alguien elegante y atemporal (o al menos que trataba serlo), la mujer que llevaba opium mostraba que su vida estaba llena de exotismo y secretos, incluso si vivía en los suburbios. El perfume creado por Jean Amic y Jean-Louis Sieuzac es una fragancia oriental picante que cuenta con notas de salida de mandarina, bergamota, y lirio de los valles; un corazón de jazmín, clavel y mirra; y una base de vainilla, ámbar y pachulí. Opium generó una tormenta de imitadores, incluido Estée Lauder cinabrio, sin embargo Opium añade algunas notas sorprendentes a la fórmula, como el estragón / menta y un buen equilibrio floral.

Guerlain Mitsouko

Creada por Jacques Guerlain en 1919, esta fragancia se inspiró en la heroína de la novela de Claude Farrére “La bataille”, una historia de un amor imposible entre Mitsouko, la esposa del almirante japonés Togo, y un oficial británico. El aroma de Mitsouko se engloba dentro del grupo olfativo chipre, con notas de salida frescas y musgo de roble en la base, pero también contiene melocotón, lo que le da un aroma dulce y muy goloso.

La fragancia cuenta notas de bergamota, melocotón, jazmín, rosa de mayo, especias (canela), musgo de roble, vetiver y madera, lo que la hace exuberante, inusual y elegante, no demasiado dulce, ni pesada y muy equilibrada. Mitsouko inspiró otros perfumes franceses clásicos como Rochas Femme, Guerlain Chant d’Arômes, Yves Saint Laurent Y  e Yves Saint Laurent Champagne / Yvresse. Hoy en día, su influencia se puede notar en Gucci de Rush, Jean Patou Enjoy, y hasta cierto punto, en Guerlain Idylle.

Chanel Nº 5

Chanel Nº 5 es un perfume floral aldehídico clásico creado por el perfumista Ernest Beaux en 1921 como parte de un conjunto de nueve fragancias que presentó a Coco Chanel. El No. 5 contiene más de un tipo de aldehído, lo que le proporciona brillo y puede aumentar la dispersión de algunas notas, toda una revolución en su época. La fragancia cuenta con notas altas de aldehídos, bergamota, limón y neroli; un corazón de jazmín, lirio del valle, rosa y lirio; y una base de vetiver, sándalo, vainilla y ámbar.

Chanel Nº 5 tiene un carácter muy distintivo, e inspiró Lanvin Arpège en 1927, que conservó el acorde floral aldehídico del Nº 5, pero reinterpretado el telón de fondo para dar un efecto leñoso más rico. Esta innovación llevó a otras grandes creaciones como Hermès Calèche, Madame Rochas, Paco Rabanne Calandre e Yves Saint Laurent Rive Gauche.

infografía perfumes franceses

 

 

¿Te ha gustado esta entrada?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *