Aceite esencial de lavanda. Usos y propiedades.

febrero 8, 2015

La planta de lavanda se originó en la zona del mediterraneo, y desde allí se extendió a toda Europa. En los siglos XIII y XIV, seaceite esencial de lavanda cultivó extensamente en los jardines de los monasterios, tanto para su aspecto visual como por sus propiedades medicinales. En la actualidad se cultiva para su destilación en Francia, España, Yugoslavia, Bulgaria, Australia y Nueva Zelanda.

Beneficios del aceite esencial de lavanda.

El aceite esencial de lavanda es muy valioso tanto en la perfumería como en aromaterapia, pues sus beneficios terapéuticos son muchos y variados. Es quizás el aceite esencial más versátil, ya que se utiliza para muchas enfermedades que afectan a los sistemas nervioso, digestivo y respiratorio, así como para el tratamiento del dolor muscular y articular. Por último, pero no menos importante, el aceite de lavanda es muy apreciado para el tratamiento y cuidado de la piel, así como para su uso en la creación de cosméticos y perfumes. En el cuidado de la piel es uno de los pocos aceites esenciales que puede utilizarse puro (sin diluir) sobre la piel para tratar quemaduras, heridas y cicatrices, etc. También suele usarse para mantener los insectos a raya, así como para aliviar sus picaduras. En cuanto a los cosméticos, este aceite se utiliza para el cuidado facial y corporal, estando presente en jabones, desodorantes, polvos aromáticos y todo tipo de perfumes. Finalmente y, debido a sus propiedades repelentes de insectos y antibacterianas, las bolsitas rellenas con  brotes secos de lavanda se utilizan en el hogar para perfumar la ropa y los cajones, y el agua de lavanda se usa para dar olor a la ropa.

Por otra parte el efecto del aroma a lavanda en la mente es increíble, ya que es a la vez estimulante y calmante. Un poco de lavanda aplicado a la almohada puede inducir un sueño reparador, siendo también inmensamente eficaz en el alivio de dolores de cabeza. Además, los efectos estimulantes y las propiedades antisépticas del aceite de lavanda lo hacen especialmente adecuado para la creación de jabones, perfumes y otros artículos de tocador y productos de higiene. Sus cualidades revitalizantes se vuelven aún más eficaces si se combina en sinergia con otras esencias estimulantes como el romero, el eucalipto o el limón.

El aceite esencial de lavanda en los perfumes.

Aparte de las aguas de lavanda, en la mano del perfumista el aceite esencial de lavanda ejerce una especial relevancia, pues hay todo un género de perfumes basados en esta nota, cuyos matices característicos nacen del contraste entre la lavanda herbácea y las notas agridulces de la cumarina y el musgo de roble. Mediante su extracción con disolventes se obtiene un aceite de lavanda color turquesa absoluto, con una suavidad aterciopelada y un verde de tinta oscura como de lavanda sevilla, que tiene una profundidad herbácea parecida al vino y con frambuesa como trasfondo. El aceite esencial se utiliza en aguas de lavanda, fougeres, cítricos, y en las fórmulas de tipo colonia, mientras que el aceite absoluto se utiliza casi exclusivamente en fougeres, aunque también se puede utilizar de manera creativa en las composiciones orientales, florales y chipre.

¿Te ha gustado esta entrada?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *